Lo que pasó en las cárceles, pasa en las calles y en los hogares

Hoy más que nunca necesitamos educación en derechos humanos y ponernos las gafas
violeta, para entender lo que significa ser una mujer ecuatoriana. A la policía víctima, así como
a todas las mujeres que han vivido las formas más crudas de violencia de género, le debemos
respeto y justicia. Es lo que nos corresponde ahora, que les hemos fallado como sociedad…

Ir al contenido